Pleno en las primeras torrijas de su vida

VALLADOLID-. Las fiestas de la Semana Santa se viven con fervor en los hogares católicos, pero en los ateos o en los que cuyos miembros simplemente ‘pasan’ del rito religioso, se hace patente que esta semana es algo más que religión y continúan las tradiciones con lo que mejor se nos da a los españoles, la comida. En este caso los típicos dulces de la Semana Santa y, de forma más concreta, las torrijas, varias-fotos-142-2típicas de la castellana.

En la casa, una cazuela de leche, azúcar, canela y limón se adormilaba a fuego lento sobre el viejo gas el cual ya pasó su etapa de gloria. Sin embargo aún sigue siendo útil para estos casos, porque “no es lo mismo” que la artificialidad de la vitrocerámica. En ello conincidían los que estaban alrededor de la mesa, tres jóvenes inexpertos guiados por otra menos entendida que preparaba las primeras torrijas de su vida. Rocío calentaba esa leche mientras cortaba el pan de hacía ya dos días en rebanadas redondas. “No me dio tiempo a comprar una barra más grande”, comentó la cocinera. Sin embargo, había que tirarse a la piscina.

El pan a la leche y de la leche al huevo y ahora, a la sartén. Despacio, con mimo, para que el aceite de oliva haga su trabajo y no provoque la ‘bolatilización’ de las frágiles rebanadas de pan. Salieron vivas todas menos una, que debido a su extrema delgadez hubo que indultarla y dirigirla hacia el cubo de la basura. Inmediatamente fueron las rebanadas ‘enhuevadas y enlechadas’ a la mezcla anterior, donde durmieron una siesta de descanso.

Otro cigarro cada miembro de la mesa, otro minuto más de impaciencia que se hacía eterno cuando llegaba el olor de la canela y el pan frito. Pasó una media hora -porque las torrijas reposaron en el poyo de la ventana del patio arriesgándose a picotazos de cuervos hambrientos- y manos a la obra: si el fotógrafo se hubiese descuidado un poco, no quedaban ni los restos de azúcar en el plato. Nadie decía nada, tan solo asentían con la cabeza. Estaban bastante ocupados.

Anuncios
Published in: on abril 4, 2009 at 9:38 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Dulces de la Semana Santa

A punto estamos ya de entrar en período ‘santo’ de la Semana de Pasión de Jesucristo, la más conocida como Semana Santa, para algunos días sagrados para rezar y para otros también sagrados pero para no moverse del sofá. Y pasa como en Navidad, aunque no seamos muy católicos, somos capaces de adorar al niño Jesús con tal de comer un trozo de turrón. No seamos hipócritas, que el ser ateo no quita para reconocer que los dulces típicos de las fechas religosas más señaladas están de vicio. Por ello, he ahí un reportaje donde lo van a explicar mejor que yo.  Ahora que ya sé poner vídeos, no voy a desaprovechar la ocasión.

Published in: on marzo 30, 2009 at 2:21 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,