Guijuelo

A lo largo de los años hemos nutrido nuestros oídos escuchando la cantidad de denominaciones de origen que existen en España respecto a uno de nuestros bienes preciados, el jamón. Parecía que el que más ha llenado siempre nuestros oídos ha sido el jamón de Jabugo, siempre protagonista en ejemplos y con puntuales menciones en series norteamericanas. Extremadura, Andalucía, Cataluña…muchas regiones dedican grandes terrenos para la cría del cerdo que posteriormente se convertirá en un ‘puerco de oro’, ese que llenará con su exquisito jamón las bocas de aquellos que, en la mayoría de las ocasiones, puedan permitírselo.

Sin embargo hoy voy a romper una lanza a favor de un jamón con una denominación de origen que parece quedarse en muchas ocasiones en segundo plano, aunque estos últimos tiempos ha remontado mucho su comercialización y el conocimiento de su marca se ha hecho posible entre la gente corriente. Un ejemplo de ello es el patrocinio que ejerce el Jamón Guijuelo en Carrusel Deportivo de la Cadena SER.

La lanza que poco a poco voy rompiendo va en torno a una industria del jamón que se erige en una de las pioneras de este sector y hablo también de una empresa, familiar, tradicional y sin trampas. Hace unos días La Posada del Diario de Valladolid recordó a la empresa Duque Campillo, cuyo dueño, José Luis Martín Gómez, mantiene una técnica de elaboración tradicional y natural cuyo origen se sitúa en el siglo XIX. Esta experimentada empresa, que ‘ceba’ a los cerdos a base de bellota, solo le falta regalar a los puercos algo por su cumpleaños y besarlos antes de que llegue la noche.

Cuando las cosas se hacen bien, cuando la razón se apodera de la avaricia, entonces podemos asegurarnos la ingestión de alimentos de calidad. Esa usura, que protagonizan las empresas de comida basura y capitanean Mc Donald´s y Burguer King, es la que provoca la creación de engendros alimenticios con peores índices de calidad que la bollería industrial, que ya es decir.

El jamón de Guijuelo, como tantos que hay en España, no es así. Efectivamente utilizan rigurosamente los controles de calidad para aplicarse el cuento, para ofrecer comida natural y elaborada con el máximo mimo. Pero voy más allá, hasta llegar a esa reivindicación de Guijuelo, castellano-leonés y, en cierta parte, nuestro. Que parece que a veces nos da corte manifestar lo que somos.

Anuncios
Published in: on diciembre 3, 2008 at 11:23 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,